Responsabilidad Social - Salud -
    Shell
• En Barranquitas la comunidad construyó su propio hospital
Shell facilita el desarrollo sustentable
En Barranquitas la comunidad construyó su propio hospital
• Un acuerdo entre el gobierno regional y municipal, la comunidad y Shell, ha permitido la construcción del nuevo hospital con la participación directa de los habitantes... “la comunidad ha construido su propio hospital”... creando un verdadero sentido de pertenencia en la población.

La comunicación continua entre Shell y la comunidad de Barranquitas en el estado Zulia a raíz de la creación del Proyecto Barranquitas en el año 1994, determinó que el problema más reciente que requiere apoyo en esta localidad es la salud. El nuevo centro de salud, cuya construcción se ha finalizado, atenderá a los habitantes de las poblaciones cercanas, incluyendo pacientes con mal de San Vito y será un centro de referencia en la zona occidental del estado Zulia.

Shell actualmente está trabajando en asegurar la provisión del equipamiento, recursos y lograr el apoyo gubernamental, en cuanto a la aplicación de un sistema de autogestión para su administración. También desarrolla una campaña de educación integral focalizada en la salud, liderazgo y diversificación de la economía en las nuevas instalaciones, siempre buscando mejorar la calidad de vida de la población y garantizar el desarrollo sustentable del área.

Barranquitas es una comunidad muy cercana al área operacional de Shell Venezuela, siendo su principal actividad la pesca de cangrejos, camarones y peces de agua dulce. Tiene una población aproximada de seis mil habitantes, con un alto grado de analfabetismo, un importante número de gente joven y un representativo porcentaje de la comunidad padece de la enfermedad degenerativa, llamada Corea de Huntington o “Mal de San Vito”, en un entorno de pobreza crítica y carencia de servicios básicos.

Cumpliendo con su rol de “buen vecino” Shell desarrolló el proyecto Barranquitas, bajo un modelo de trabajo que involucra al mismo tiempo y en forma paralela, a las comunidades, las autoridades y las organizaciones no gubernamentales en las áreas de educación, cultura y salud, cumpliendo un papel muy interesante, Shell en todo momento es el facilitador.

Dando una respuesta al “Mal de San Vito”
El mal de San Vito, es una enfermedad neurológica degenerativo, que causa movimientos involuntarios, disturbios emocionales severos y declinación de la conciencia y el intelecto. La mayor concentración mundial de pacientes con esta enfermedad, se encuentran en áreas de extremas pobrezas en varias comunidades del estado Zulia, como Barranquitas (Municipio Rosario de Perijá) y el barrio San Luis (Municipio San Francisco).

En las últimas dos décadas, la doctora Nancy Wexler de la Universidad de Columbia y Presidente de Hereditary Disease Foundation, y la doctora Margot de Young en Venezuela, han liderizado un equipo de científicos que realizan investigaciones en las áreas cercanas al Lago de Maracaibo y que gracias a sus investigaciones, han localizado el gen que produce esta enfermedad y actualmente trabajan para descubrir su cura.

En Junio de 1999, fue concluida la construcción de la Casa Hogar, Amor y Fe, en cuyas instalaciones se presta asistencia médica las 24 horas a pacientes en fase críticas, incluyendo las siete comidas, que son necesarias durante el día para mitigar algunos de los trastornos que produce la enfermedad. La casa hogar es manejada por la Fundación Huntington de Venezuela, representada por la doctora Margot de Young, y recibe fondos principalmente de una organización del ramo telefónico, la Heredity Desease Foundation y Shell Venezuela, así como de otras donaciones privadas.

Una Fundación motivada al logro
Una iniciativa muy positiva ha sido la creación de la Organización para el Desarrollo de Barranquitas que más tarde se transformó en la fundación Fundaordeba (Fundación para el Desarrollo de Barranquitas). Esta organización de jóvenes, generó ideas para estimular a la comunidad en la identificación y resolución de sus propias necesidades, convirtiéndose en el punto de encuentro de todos los sectores de esa sociedad donde administran los fondos que el gobierno les transfirió para pequeños proyectos comunitarios.

Una continua formación educativa integral se ha venido ejecutando desde 1994, en la nueva escuela y en la sede de la Fundación, ambas edificadas bajo el modelo de trabajo indicado anteriormente y que ha permitido la creación de microempresas.

De esa iniciativa, un grupo de mujeres de la comunidad constituyeron la primera microempresa llamada “Asociación Cooperativa de Producción y Servicios de Barranquitas” (Acoproseba), destinada al procesamiento y venta del producto final proveniente de la pesca efectuada por sus esposos. La segunda es Coopal, una nueva cooperativa constituida por jóvenes para procesar pulpa de cangrejo en la misma comunidad, lo que implica la creación de nuevas fuentes de emplea, directos e indirectos y la conexión de la comunidad con los mercados regionales, nacionales e internacionales.

Una responsabilidad social con tradición
La actividad comercial y de producción petrolera, están basadas en el mismo criterio de responsabilidad que Shell ha tenido en el país, fundamentadas en las políticas de “buenos vecinos” y “desarrollo sustentable

Shell está apoyando el Programa Nacional de Aprendizaje (PNA), gracias a un convenio especial suscrito con el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), para entrenar una veintena de jóvenes en las áreas de computación y contabilidad facilitándoles con estas nuevas habilidades, su incorporación a organizaciones importantes.

También está llevando a cabo otra iniciativa en el área ambiemtal. Se trata del estudio de Biodiversidad en marcha en el Lago de Maracaibo, con un equipo de investigadores venezolanos de la Universidad del Zulia (LUZ), quienes están focalizados en demostrar que las operaciones de Shell no están impactando las actividades pesqueras, ni el ecosistema. Los resultados de estos estudios serán comunicados una vez que este finalice.

Shell en Venezuela es una organización de tradición que tiene presencia en el país desde principios del siglo pasado. Actualmente, está enfocado en los negocios de Exploración y Producción Petrolera como lubricantes, combustible, químicos y gas natural.

En el área de Exploración y Producción, Shell está desarrollando sus operaciones de reactivación del Campo Petrolero Marginal Urdaneta Oeste en el Lago de Maracaibo, estado Zulia. En dicho campo, fue construida la Plataforma Principal de Producción (MPP), diseñada con el propósito de extraer y procesar crudo, para posteriormente entregarlo a Petróleos de Venezuela (PDVSA). Las operaciones han mantenido la continuidad desde 1994, en la misma área donde los pescadores ejecutan sus propias actividades.